«Existen protocolos que habilitan su correcto funcionamiento»

Escrito por el 30/06/2021

Un grupo de distribuidoras de cine en Chile -BF Distribution, New Century Films, Cinecolor Films y Andes Films- emitieron un comunicado de prensa donde le exigieron a las autoridades reabrir las salas de cine tras 15 meses cerrados –a excepción de una breve reapertura en verano– por culpa de la pandemia del COVID-19.

En el documento, explican que a más de un año del cierre definitivo en marzo de 2020, hoy existe mayor conocimiento del virus respecto a su comportamiento, los riesgos de transmisión y existen medidas efectivas para protegerse de los contagios. Gracias a esto, añadieron, “se generaron protocolos a nivel internacional que establecieron nuevas reglas que permitían evolucionar de los cierres totales permanentes a medidas efectivas para ejercer actividades previniendo los contagios”.

Esto permitió que los cines en el mundo pudieran reabrir sus puertas con aforo reducido en países latinoamericanos como Colombia, Argentina, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y México.

En el caso de Argentina, expusieron, “la reapertura permitió un aforo de 30% en ciudad capital y un 40% en regiones. En el mismo país, al igual que en Colombia, se permitió la reapertura con aforo controlado y venta de confitería”.

“Esto deja a Chile como el único país junto a Perú, haciendo frente a un cierre total y sostenido de sus salas de cine. Frente a 17 países que han abierto sus puertas en Latinoamérica (sin contar EE.UU. y Europa) y restituido entre el 30 y el 50% de su funcionamiento, Chile y Perú siguen con un cierre total”, agregaron.

Las distribuidoras de cine explicaron que gracias a medidas como CinemaSafe permitió esta reapertura y hasta el momento no existe ningún contagio registrado en salas de cine, lo que ha permitido su funcionamiento controlado. Además, dentro de este protocolo, Chile cumple uno a cabalidad y es el del sistema de ventilación, aseguraron.

“Este exige que el aire de un lugar sea constantemente renovado, y permite que no exista cruce entre la ventilación de las diferentes salas de cine. A todo lo anterior debemos agregar que el diseño de sus sistemas de ventilación y climatización se rigen por las normativas del Ministerio de Salud e internacionalmente por Estándar ASHRAE 62.1, que permiten un control de renovación de aire por segundo por persona al interior de una sala, cercano al doble de la normativa actual con el aforo permitido”, consignaron.

Argumentaron que a pesar de la existencia de estos protocolos, sumado al distanciamiento físico y el uso de mascarilla, no ha permitido la reapertura de las salas, agregando que se han incorporado otras medidas adicionales de infraestructura, sanitización, manejo de residuos y protocolos de personal.

“Es importante dejar en claro que esta arbitrariedad de cierre total no responde a cuidados para la salud de la población, sino a la falta del desarrollo de una política para un rubro golpeado y en riesgo inminente, que no ha recibido ningún tipo de atención”, expusieron, añadiendo que “la reapertura de los cines puede solo reportar entretención cuidadosa a una población estresada que no tiene ninguna vía de esparcimiento. Sin representar una fuente de contagio real, ha sido erróneamente catalogada como una actividad de riesgo en el mismo rubro de actividades masivas, cuando puede ejercerse de forma controlada, respetando todas las medidas de seguridad”.

Las distribuidoras de cine citaron a la prensa internacional, como el Washington Post, LA Times y medios especializados como Variety; por publicar notas respecto a que las reaperturas incluso ni siquiera exigen la sanitización de salas entre sus usos, por considerarla una medida no necesaria en la prevención de contagios. “En Chile, a pesar de seguir estrictamente esa norma, junto con el aforo, el distanciamiento, el entrenamiento de los equipos humanos para tomar todas las medidas, y la inversión en infraestructura para acondicionar los espacios; las puertas de una actividad perfectamente segura que no ha tenido un solo contagio en sus salas, siguen cerradas”, insistieron.

“Para reabrir las salas de cine no es necesario esperar el cambio en las condiciones sanitarias, ya existen protocolos mundiales que habilitan su correcto funcionamiento variado su operación. En Chile solamente se sufre de una ausencia de política con el rubro, que parece ser menos importante que otros de mayor riesgo y que hace mucho cuentan con posibilidades seguras de funcionamiento”, continuaron.

Advirtieron también que debido a la crítica situación financiera que atraviesan, podría provocar el cierre definitivo de una actividad que congrega la mayor cantidad de público en Chile.

“Hasta la fecha, no se han considerado ni diseñado medidas de alivio financiero específicas que puedan sostener la permanencia de este bien cultural. Es este abandono con el sector y la ausencia de políticas efectivas, el que tiene al cine en la única gran crisis de funcionamiento en su historia”, manifestaron y acusaron que el causante de esta crisis no es el virus, sino la ausencia de “políticas efectivas la que tiene a la industria del cine en Chile como uno de los únicos países de América Latina y de los pocos a nivel mundial, condenado a un cierre injustificado”. 

Esta publicación aparece primero en El Dinamo


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista